16 de Abril: Día Mundial de la Voz

 

Hoy 16 de Abril se celebra el Día Mundial de la Voz. 

Desde 1999 a propuesta de la Federación Internacional de Sociedades de Otorrinolaringología se celebra este día de la voz con el fin de difundir la necesidad del cuidado de la voz, factor de gran importancia como medio de comunicación interpersonal y como herramienta de trabajo en muchas profesiones.

Alrededor de un 5% de la población mundial sufre algún trastorno de la voz que requiere atención médica especializada. La mayor prevalencia es entre los 25 y los 45 años de edad, y se da principalmente en ciertas profesiones como en la docencia, en general ocasionado por el mal uso o abuso de la voz.

El tratorno más frecuentes de la voz es la disfonía, las cuales repetidas en el tiempo pueden provocar lesiones en las cuerdas vocales conocidas como los nódulos, pólipos o edemas de Reinke, también hay otras como úlceras de contacto, granulomas o leucoplaquia no tan conocidas por la población.

Debemos recordarde que antes de la aparición de esta problemática, podemos llevar a cabo diversos tratamientos de prevención acompañado de pautas de higiene vocal, técnicas que pueden prevenir futuras lesiones.

Esta problemática no afecta solo a la población adulta sino que debemos concienciar a los padres que deben dar un buen modelo a sus hijos para no sufrir trastornos de voz, disfonías infantiles. El estilo de vida actual hace ver en consulta a más niños con problemas de voz, en Fonacústica la intervención con los niños es similar a la realizada en adultos, una vez se haya obtenido el diagnóstico del especialista comenzamos la intervención de una forma más lúdica para motivar e implicarles en el “juego” de la voz siempre con el apoyo de la familia que debe colaborar en el trabajo diario en casa.


Aprovechamos el día de hoy para recordar la importancia de una buena higiene vocal:

  • Hidratación.
  • Alimentación.
  • Controlar el ambiente en la medida de lo posible.
  • Evitar el abuso vocal.
  • Promover un adecuado descanso.
  • Fomentar una correcta higiene de las fosas nasales.
  • Enseñar unas pautas respiratorias adecuadas.