Evolución de los audífonos

Evolución de los audífonos

¿Quién no tiene en su casa un pequeño audífono? Cuantas veces, caminando por las calles, da igual de que ciudad, Oviedo, León… nos cruzamos con personas que llevan incrustados en sus orejas algún tipo de audífono.

Bien, algo que es tan cotidiano en nuestros días, tiene su origen en algún punto del mundo, en la invención de alguna persona, una historia.

Un hombre llamado Nathaniel Baldwin, tuvo una brillante idea en un momento de su vida, concretamente corría el año 1910 en Utah, Estados Unidos. Baldwin pertenecía a una familia mormona fundamentalista. Desde chico destacó por ser una persona con cierta inquietud y tendencia a la inventiva.

Se dice que en una reunión en la iglesia, no podía escuchar bien las palabras del orador y decidió ponerse manos a la obra para conseguir un aparato que pudiera amplificar el sonido. Lo consiguió utilizando un amplificador de aire comprimido, dando así inicio a una interminable gama de gadgets con sinfín de utilidades.

 primer audifono

Aunque, paseando por esas calles de Oviedo o León, por ejemplo, podemos cruzarnos con personas que utilizan audífonos y no lo hacen precisamente para escuchar música y entretenerse. Baldwin, puso la primera piedra para solucionar problemas de audición que sufren muchísimas personas. Los audífonos, son una gran solución para integrar en un mundo de sonidos a personas que han perdido la audición.

Lógicamente, mucho ha evolucionado la técnica desde aquel primer Baldwin, hasta nuestros días. Por el camino han quedado pesados audífonos compuestos por grandes auriculares, pesados amplificadores y baterías de grandes dimensiones.

audifonos de metal antiguos

Quizá esas personas que podamos ver, por no cambiar de ciudades, en Oviedo y en León, que son personas con problemas de audición reducida, y que utilizan audífonos, los han usado de diferentes generaciones. Quizá ahora están dispuestos a dar un paso más en favor de su comodidad. Posiblemente busque tecnología de última generación que les permita una mejor calidad de audición a menor tamaño, algún modelo de los existentes actualmente en el mercado con unas dimensiones tan reducidas y un aspecto exterior que pasan absolutamente desapercibidos.

 audifono

 

Pero, ¿Qué audífono necesito? ¿tengo para elegir? ¿Cómo se cual es el adecuado?

Cada persona es un mundo por ello es imposible encontrar en el mercado un audífono que sea adecuado para todos. La pérdida de audición es diferente en cada caso y en cada persona, cada uno tiene unas necesidades concretas, cada cual sigue un estilo de vida diferente a los demás. Lo importante es encontrar una solución para cada caso específico y un audífono que se adapte a ella.

Para ganar buena calidad de vida, es necesario adquirir una familiarización con el audífono elegido el técnico especializado del centro elegido ha de encargarse de ayudarnos en la adaptación.

Existen en la actualidad muchos fabricantes de reconocido prestigio que ponen en el mercado dispositivos de excepcional calidad y utilizan la tecnología digital de última generación. Como no podía ser de otra manera, los fabricantes ponen en el mercado un amplio abanico de audífonos de diferentes precios. Conviene, siempre que nuestras posibilidades económicas lo permitan, estar a lo último en estos dispositivos, ya que a estos, se les incorpora tecnología inteligente, algo que les permite adaptarse a ambientes sonoros difíciles. Los audífonos de última generación pueden integrase fácilmente con otros dispositivos electrónicos, teléfonos inteligentes, ordenadores, Tv…

Los audífonos más modernos, algunos de ellos, incorporan funciones que permiten tratar el tinnitus y pérdida auditiva a la vez.

 modelos de adifonos

Hay que dejar clara una cosa, los audífonos de gama alta, equipan mayor tecnología pero, lo que realmente importa es encontrar un audífono que se adapte a la pérdida auditiva de cada cual teniendo en cuenta estilo de vida y necesidades reales.

Por ello, si es usuario de audífonos, o necesita de ellos, no dude en ponerse en manos de profesionales, ellos estudiarán su caso individualmente para ofrecerle las mejores soluciones que le harán la vida más fácil.

Protégete de ruidos extremos

fonacustica ruido

Durante la época estival hay multitud de festejos que incorporan los tradicionales petardos ellos pueden ser la causa de importantes trastornos auditivos.

Cuando un petardo explosiona genera entre 65 y 120 decibelios estos niveles no son adecuados para nuestros oídos y influyen negativamente en nuestra audición y en la de nuestros hijos que todavía son más sensibles a estos picos auditivos, ante estas situaciones se deberían de tomar unas pequeñas precauciones que nos ayudaran a prevenir posibles sorderas tempranas, lo primero y más importante es la distancia del foco del ruido, cuanto más lejos estamos de una fuente de ruido, menos se escucha; en teoría, en campo abierto, la presión sonora se reduce a la mitad (-6 dB) cuando se duplica la distancia, este valor suele ser más bajo debido a múltiples reflexiones en edificios u otros objetos que impiden que se disipe el sonido en todas direcciones; y no dejar a los niños que utilicen petardos sin la supervisión de un adulto y sin proteger sus oídos frente a la detonación de los mismos, (la forma más sencilla de proteger los oídos es mediante tapones).

Si no llevamos a cabo estas dos pequeñas recomendaciones pueden aparecer ruidos internos en nuestro oído “acúfenos” y puede ser temporal o durar durante varios días, otros casos más graves son los traumatismos por presión que pueden originar perforaciones de tímpano y pérdida auditiva.

Os detallamos una tabla orientativa de ruido muy significativa y que os ayudara a medir el umbral del sonido que nuestros oídos deben no superar.

EL RUIDO Y NUESTRO OIDO – NIVELES SONOROS

EVENTO                                 NIVEL                              EFECTO          

Explosión cohetes              180 decibélios             Perdida audiva

Truenos                                130 decibélios             Dolor Máximo

Despege de aviones           120 decibélios              Maximo Esfuerzo

Concierto                             110 decibélios              Ruido Extremo

Petardos (+1metro)           100 decibélios               Muy Fuerte

Reloj despertador             80 decibélios                 Sonido Molesto

Restaurante ruidoso         70 decibélios                Dificil uso de móvil

Conversacion normal       60 decibélios               Intrusivo

Dormitorio                         40 decibélios               Silencioso

Biblioteca                            30 decibélios              Muy silencioso

Problemas Auditivos

audifonos

NO ME GRITES, QUE NO TE OIGO – Problemas Auditivos.

Katherine Bouton, escritora y conferenciante, cuenta en su libro memorias, “Gritar no ayudará» :  Por que 50 millones de estadounidenses y yo, no podemos oírte”.

«Yo tenía 30 cuando experimenté una súbita pérdida del oído izquierdo. La derrota fue progresiva y eventualmente afectaba ambos oídos. No reconocí mi pérdida auditiva abiertamente hasta hace unos cinco años. La vida era agotadora , estaba desmoralizada, deprimida , ansiosa, y siempre preocupada de que mi secreto saldría a la luz. Trabajé en el New York Times, un entorno competitivo , y tenía miedo de que si la gente lo sabe, pensarían que era demasiado vieja o deteriorada para el trabajo «. Dijo Katherine.

En él, detalla fáciles recomendaciones para hacerse entender por personas con problemas auditivos.

No grites.
Utiliza un tono normal, trata de pronunciar correctamente. Hay una excepción, si el timbre de tu voz es bajo, trata de subirlo un poco. Gritar a quien padece pérdida auditiva, NO SIRVE DE NADA.

No le hables al oído.
La mayoría de personas que no oyen bien, saben leer los labios, si le hablas al oído, NO podrán hacerlo.

No permitas ruidos e interferencias.
A la mayoría de personas con pérdida auditiva, les resulta complicado reconocer la voz de un interlocutor mezclada con otros sonidos como puede ser el generado por el aíre acondicionado, el
producido por las burbujas de una pecera, o cualquier otro ruido o zumbido. No intente mantener una conversación con el televisor encendido.

No hablar todos a la vez.
En reuniones a las que asistan personas con pérdida de audición junto a otras y sean entre ocho y diez personas, intenta mantener una conversación general en vez de varias particulares y simultáneas.

No le digas “NUNCA”  NO IMPORTA.
Si después de repetir algo varias veces a una persona con pérdida de audición, este no te ha entendido, intenta expresárselo de otra manera, no te rindas. Para alguien que no oye “si importa lo que dices”.

Katherine Bouton, está a punto de publicar un nuevo libro, “Oye mejor con Pérdida Auditiva : Una guía práctica para la vida , el amor, y audífonos «. Está prevista su aparición en el mercado este verano 2015.

Katherine, imparte muchas conferencias a las que asiste numeroso público y asiste a charlas de grupos de personas con pérdida auditiva, charlas de médicos especializados y público en general.

Esperamos expectantes la llegada del nuevo libro del que estamos seguros que  aprenderemos muchas cosas para comunicarnos mejor con personas de audición reducida.