Vuelta al cole y problemas de audición

Vuelta al cole y problemas de audición.

Nos guste o no, el paso del tiempo, nos lleva a la realidad y a la rutina, llegó la “VUELTA AL COLE”. Vuelta a realizar acomodos de “agenda”, actividades extraescolares, ajustes de horarios, carreras, nervios, bocadillos para recreos… y por supuesto, “problemillas” de salud.

ninos-audifonos

Y de la salud queremos escribir, pero más concretamente de la salud auditiva de los más pequeños. Seguramente, a lo largo del verano, debido a la intensidad de los baños, alguno de nuestros pequeños habrá sufrido otitis provocada por el agua alojada en sus oídos. Lo hemos solucionado con una visita al pediatra, un tratamiento y arreglado el problema en unos días. Quizá, si el problema fue un poco más… “grave”, el pediatra nos derivó al otorrinolaringólogo, pero vamos, que rápidamente se solucionó y se pudo apurar el verano.

Bien, pues llegada la vuelta al cole, querrá decir que apuramos los últimos “calores”, la llegada del otoño es inminente y con el los primeros fríos. Con estos, los resfriados, constipados, catarros… serán nuestro compañero de viaje a lo largo del curso.

Los resfriados, pueden hacer que al oído llegue – mucosa y se infecte, lo que va a provocar una otitis. A veces, los padres caen en el error de pensar que a su hijo le contagió la otitis su compañero de pupitre, tengan en cuenta una cosa, la otitis no se contagia, lo que si es contagioso es el resfriado.

Dicho esto creemos conveniente hacer la siguiente recomendación a los padres: no estaría demás, pedir cita con nuestro pediatra para hacer una revisión de los oídos de nuestros pequeños, más aún si han sufrido una otitis veraniega, de esta puede quedar algún resto que a las primeras de cambio nos darán el susto. El otorrinolaringólogo ayudado por un timpanómetro, hará una exploración y podrá detectar fácilmente cualquier problema  del oído medio. Él le indicará las medidas a tener en cuenta y la forma de actuar para atajar el problema.

timpanometro

Desde estas líneas, queremos recordar una vez más, que el mejor tratamiento a un problema de salud, es la prevención y tratándose de algo tan sensible como el oído, mucho más. Una higiene adecuada y una revisión de vez en cuando, puede depender que en un futuro el individuo sufra o no, problemas de audición reducida.

Por ello, convierta la vuelta al cole en una oportunidad para garantizar la salud auditiva de sus hijos.