FRÍOS, GRIPES Y OTITIS, COCTEL MUY INVERNAL

Todas y cada una de las cuatro estaciones del año tiene sus peculiaridades, ventajas y desventajas. El invierno, es quizá la que guarda algún “inconveniente”, que nos hace un poquito más complicada la vida. Lo que es bueno para regenerar la atmósfera, el terreno, recuperar los acuíferos, etc. A veces nos juega pequeñas malas pasadas y parece que se convierte en enemigo de nuestra salud.

 

El frío, ese fenómeno que mantiene en óptimas condiciones los alimentos, que hace que seres vivos de pequeño tamaño como los insectos, nos den una tregua, afecta  duramente a  veces a nuestras defensas y consigue dejarnos ko enviándonos incluso a reposar en cama.

Hablamos de catarros y gripes, fenómenos que tenemos asumidos, eventos que no queremos que se acerque a nosotros pero que sin saber de que forma y manera, muy raro sería que cada uno de nosotros no “pille” al menos una vez (en el más optimista de los casos) por invierno.

 

La llegada de una gripe, no debería preocuparnos en demasía siempre y cuando no juguemos y le demos el tratamiento que necesita que no es otro que unos días de reposo, buena hidratación, caldos calentitos y no desesperar.

Pero, a veces, puede llegarnos acompañada de otras complicaciones como ocurre con mayor frecuencia en los niños, como pueden ser infecciones del aparato respiratorio y, atención, OTITIS.

 

Pasados los primeros días de un catarro, puede surgir dolor en la zona de los oídos, suele ser progresivo y  acompañado de hipocausia y acúfenos. Generalmente, puede generar un cuadro febril llegando incluso a los cuarenta grados. Se produce una inflamación que si evoluciona podría llegar a una perforación timpánica provocando en consecuencia una supuración, hecho este que acabará con el dolor y la fiebre.

Salvo en menores de dos años, que para ellos se recomienda un tratamiento antibiótico, la curación es espontánea, sin necesidad de tratamiento antibiótico, en todo caso, siempre, ante un síntoma de las características a las descritas anteriormente, se aconseja la visita a su médico, que será quien indique las pautas a seguir y el tipo de tratamiento a aplicar y si fuera o no, necesario.

Por ello fieles a nuestra filosofía en Fonacústica creemos que mejor que curar es prevenir, con lo cual, tomemos precauciones, abriguémonos adecuadamente y cuidemos de forma especial a los niños.

Buenas bufandas, buenos gorros, los oídos tapados y a luchar contra la estación más fría y húmeda del año.

Disfrutemos también del frío.

El cuidado de la audición desde la infancia

El cuidado de la audición desde la infancia

Lo que somos y sobre todo como somos, desde un punto de vista profesional, viene dado por un desarrollo adecuado de nuestro potencial, fraguado con la más tierna infancia.

El desarrollo de un ser humano, depende en gran medida de su sentido del oído. Es fundamental que un bebe, perciba adecuadamente la inmensidad de sonidos que han de llegar a su cerebro, para que pueda desarrollar una serie de aptitudes y actitudes con las que se ha de enfrentar a las diferentes situaciones que se presentarán en su vida.

niña

Con una audición adecuada, conseguirá  adquirir el lenguaje, algo fundamental para comunicarse verbalmente con los demás individuos. De su oído y del nivel de calidad y cantidad de audición, dependerá que el individuo pueda relacionarse correcta y adecuadamente con su entorno.  Una adecuada audición, forjará y potenciará su autoestima.

La pérdida de audición en edades tempranas, contribuyen a un bajo rendimiento y atención académica. Esto hará que la formación profesional del individuo, no sea la adecuada, lo que reducirá abultadamente sus posibilidades de empleo.

Un niño con problemas de pérdida de audición, puede generar sentimientos de ira, soledad y autoaislamiento, estrés y podría causar consecuencias emocionales perdurables en el tiempo que podrían afectar el conjunto familiar.

Pero como podemos detectar problemas de pérdida de audición en los niños? Intentaremos dar unos datos que nos pongan sobre la pista de esos posibles problemas. A continuación desgranaremos esas pistas en función de la edad:

De Cero a los 3 meses, un bebe sin problemas, se calma al escuchar voces y sonidos familiares, se asusta, parpadea, deja de chupar, despierta o llora frente a un sonido fuerte.

 De 3 a 6 meses, el bebe busca la fuente de sonido, gira su cabecita hacia el lugar donde se está produciendo una conversación, se generó un ruido o hay una fuente de sonido, por ejemplo juguetes musicales. A esta edad reaccionan frente a su cambio en el tono de voz. También empiezan a generar sonidos parecidos al habla por ejemplo: ga – ba y sonido de la p y la m.

De 6 a 9 meses, si pronunciamos su nombre el bebe atiende, es en esta edad cuando comienza a entender sonidos fáciles como: más, no… es en este tramo de edad cuando surgen las esperadas pa-pa, ma-ma.

De 9 a 12 meses, responde a sonidos suaves o fuertes indistintamente, si se le pide, señala juguetes al nombrárselos,  imita sonidos de animales,  repite palabras cortas y sencillas.

De 12 a 18 meses, a esta edad, debería usar unas veinte o más palabras, emite sonidos incluyendo algunas consonantes. Logra combinar dos palabras y presta atención a cuentos y canciones muy simples.

De 2 a 3 años, usa frases muy cortas, su vocabulario consta de unas cincuenta palabras. A los dos años un adulto podría entender lo que dice y a los tres, los adultos entienden lo que el niño quiere decirnos.

De 3 a 4 años, los colores dejan de ser un problema, ya los identifica, puede expresar ideas y sensaciones. A esta edad algunos niños se enfrentan a problemas con ciertas consonantes con la l, r, s… Debería responde a preguntas muy sencillas.

De 4 a 5 años, su vocabulario se ha ido nutriendo, a esta edad ya maneja unas doscientas palabras, conceptos como delante, detrás, a un lado, al otro, ya los maneja correctamente. A esta edad ya debería responder a preguntas más complejas.

Hemos llegado a los 5 añitos, y su vocabulario se ha enriquecido sustancialmente hasta llegar a unas dos mil  palabras. Conversa, responde a órdenes un poco más complejas y serán capaces de describir objetos.

De todas las formas, esto son sólo pistas que queremos hacerle llegar para que usted mismo pueda evaluar de manera sencilla la buena audición de su hijo. Pero recuerde que una evaluación profesional y certera, se puede realizar en cualquier momento.

Si tiene la más mínima duda, consulte con su pediatra, este iniciará una evaluación previa para determinar si su sospecha es fundada y le aconsejará hacia donde y cómo dirigir sus pasos.

No olvide que la mejor solución es la prevención y que el futuro de su hijo depende de una buena audición.

Cuida tus oidos

Cuida tus oidos.

Cuando viajamos, ya sea en coche, tren, autobús o avión, los cambios de temperatura o presión pueden provocar dolor, desde Fonacústica os dejamos algunos consejos para que podáis cuidar vuestros oídos durante el viaje y disfrutéis de las deseadas vacaciones.

cuida tus oidos
Si es en avión debemos tener especial cuidado en el despegue y aterrizaje por los cambios de presión, se recomienda masticar chicle para ayudar a abrir la trompa de Eustaquio, o comer durante el vuelo, el movimiento que realizamos con nuestra boca para triturar los alimentos ayuda a destapar los oídos, los bostezos son otra técnica que trabaja los músculos del maxilar para ayudar a despejar las vías auditivas y retirar el taponamiento. Con los más pequeños debemos tener más precauciones pues tienen la trompa de Eustaquio más corta y más ancha y esto dificulta la apertura en caso de despresurización, de hecho, los pequeños lloran en el momento del aterrizaje de manera natural para forzar la entrada de aire en el oído; la utilización de un biberón o chupete durante el despegue y el aterrizaje puede ayudar a destapar sus oídos.

Es mejor que el bebé no se duerma mientras que el avión está ascendiendo o descendiendo, si el pequeño tiene una infección de oído no es recomendable volar.

Si el viaje es en coche debemos tener cuidado con la ventilación, ya que la ventanilla bajada incrementa el riego de infecciones debido al aire que entra en el conducto auditivo.

Problemas Auditivos

audifonos

NO ME GRITES, QUE NO TE OIGO – Problemas Auditivos.

Katherine Bouton, escritora y conferenciante, cuenta en su libro memorias, “Gritar no ayudará» :  Por que 50 millones de estadounidenses y yo, no podemos oírte”.

«Yo tenía 30 cuando experimenté una súbita pérdida del oído izquierdo. La derrota fue progresiva y eventualmente afectaba ambos oídos. No reconocí mi pérdida auditiva abiertamente hasta hace unos cinco años. La vida era agotadora , estaba desmoralizada, deprimida , ansiosa, y siempre preocupada de que mi secreto saldría a la luz. Trabajé en el New York Times, un entorno competitivo , y tenía miedo de que si la gente lo sabe, pensarían que era demasiado vieja o deteriorada para el trabajo «. Dijo Katherine.

En él, detalla fáciles recomendaciones para hacerse entender por personas con problemas auditivos.

No grites.
Utiliza un tono normal, trata de pronunciar correctamente. Hay una excepción, si el timbre de tu voz es bajo, trata de subirlo un poco. Gritar a quien padece pérdida auditiva, NO SIRVE DE NADA.

No le hables al oído.
La mayoría de personas que no oyen bien, saben leer los labios, si le hablas al oído, NO podrán hacerlo.

No permitas ruidos e interferencias.
A la mayoría de personas con pérdida auditiva, les resulta complicado reconocer la voz de un interlocutor mezclada con otros sonidos como puede ser el generado por el aíre acondicionado, el
producido por las burbujas de una pecera, o cualquier otro ruido o zumbido. No intente mantener una conversación con el televisor encendido.

No hablar todos a la vez.
En reuniones a las que asistan personas con pérdida de audición junto a otras y sean entre ocho y diez personas, intenta mantener una conversación general en vez de varias particulares y simultáneas.

No le digas “NUNCA”  NO IMPORTA.
Si después de repetir algo varias veces a una persona con pérdida de audición, este no te ha entendido, intenta expresárselo de otra manera, no te rindas. Para alguien que no oye “si importa lo que dices”.

Katherine Bouton, está a punto de publicar un nuevo libro, “Oye mejor con Pérdida Auditiva : Una guía práctica para la vida , el amor, y audífonos «. Está prevista su aparición en el mercado este verano 2015.

Katherine, imparte muchas conferencias a las que asiste numeroso público y asiste a charlas de grupos de personas con pérdida auditiva, charlas de médicos especializados y público en general.

Esperamos expectantes la llegada del nuevo libro del que estamos seguros que  aprenderemos muchas cosas para comunicarnos mejor con personas de audición reducida.