FRÍOS, GRIPES Y OTITIS, COCTEL MUY INVERNAL

Todas y cada una de las cuatro estaciones del año tiene sus peculiaridades, ventajas y desventajas. El invierno, es quizá la que guarda algún “inconveniente”, que nos hace un poquito más complicada la vida. Lo que es bueno para regenerar la atmósfera, el terreno, recuperar los acuíferos, etc. A veces nos juega pequeñas malas pasadas y parece que se convierte en enemigo de nuestra salud.

 

El frío, ese fenómeno que mantiene en óptimas condiciones los alimentos, que hace que seres vivos de pequeño tamaño como los insectos, nos den una tregua, afecta  duramente a  veces a nuestras defensas y consigue dejarnos ko enviándonos incluso a reposar en cama.

Hablamos de catarros y gripes, fenómenos que tenemos asumidos, eventos que no queremos que se acerque a nosotros pero que sin saber de que forma y manera, muy raro sería que cada uno de nosotros no “pille” al menos una vez (en el más optimista de los casos) por invierno.

 

La llegada de una gripe, no debería preocuparnos en demasía siempre y cuando no juguemos y le demos el tratamiento que necesita que no es otro que unos días de reposo, buena hidratación, caldos calentitos y no desesperar.

Pero, a veces, puede llegarnos acompañada de otras complicaciones como ocurre con mayor frecuencia en los niños, como pueden ser infecciones del aparato respiratorio y, atención, OTITIS.

 

Pasados los primeros días de un catarro, puede surgir dolor en la zona de los oídos, suele ser progresivo y  acompañado de hipocausia y acúfenos. Generalmente, puede generar un cuadro febril llegando incluso a los cuarenta grados. Se produce una inflamación que si evoluciona podría llegar a una perforación timpánica provocando en consecuencia una supuración, hecho este que acabará con el dolor y la fiebre.

Salvo en menores de dos años, que para ellos se recomienda un tratamiento antibiótico, la curación es espontánea, sin necesidad de tratamiento antibiótico, en todo caso, siempre, ante un síntoma de las características a las descritas anteriormente, se aconseja la visita a su médico, que será quien indique las pautas a seguir y el tipo de tratamiento a aplicar y si fuera o no, necesario.

Por ello fieles a nuestra filosofía en Fonacústica creemos que mejor que curar es prevenir, con lo cual, tomemos precauciones, abriguémonos adecuadamente y cuidemos de forma especial a los niños.

Buenas bufandas, buenos gorros, los oídos tapados y a luchar contra la estación más fría y húmeda del año.

Disfrutemos también del frío.

Múltiples razones para usar 2 audífonos

La inteligibilidad del habla en situaciones difíciles, mejora si se utilizan dos audífonos con tecnología binaural, a diferencia de la antigua tecnología,  la definición mejora ampliamente.

porque-utilizar-2-audifonos

por-que-utilizar-2-audifonos

De donde se aproxima el tráfico, donde juegan los niños, de que dirección llega el
sonido de una aeronave volando, ruido en una obra, la sirena de una ambulancia
el claxon de un vehículo, música en la calle, multitud de personas… poder ubicar esos sonidos, se llama localización.

Bien, pues con dos dispositivos con tecnología “binoaural”, la localización de los sonidos será más fácil.

Al igual que para escuchar música y conseguir una mejor calidad de audición, utilizamos dos o más altavoces, si utilizamos 2 audífonos,  mejoraremos la calidad de audición y aumentaremos a 360º la zona de cobertura de procedencia del sonido.
Existen estudios que demuestran que la utilización de un solo dispositivo hace que el oído sin adaptación auditiva pierda capacidad para oír y distinguir los sonidos. Esto se conoce clínicamente como “efecto de pérdida auditiva”.

Audición más agradable, sensación de audición más equilibrada, escuchar cansa menos mayor tolerancia a sonidos de mayor intensidad, debido al ajuste del volumen a un nivel  inferior, se reduce el riesgo de realimentación, reducción de zumbidos (acúfenos).

Piense una cosa: “si la naturaleza nos ha dotado con dos oídos, será por alguna razón”. No limite su calidad de vida limitando su adaptación auditiva.

Vuelta al cole y problemas de audición

Vuelta al cole y problemas de audición.

Nos guste o no, el paso del tiempo, nos lleva a la realidad y a la rutina, llegó la “VUELTA AL COLE”. Vuelta a realizar acomodos de “agenda”, actividades extraescolares, ajustes de horarios, carreras, nervios, bocadillos para recreos… y por supuesto, “problemillas” de salud.

ninos-audifonos

Y de la salud queremos escribir, pero más concretamente de la salud auditiva de los más pequeños. Seguramente, a lo largo del verano, debido a la intensidad de los baños, alguno de nuestros pequeños habrá sufrido otitis provocada por el agua alojada en sus oídos. Lo hemos solucionado con una visita al pediatra, un tratamiento y arreglado el problema en unos días. Quizá, si el problema fue un poco más… “grave”, el pediatra nos derivó al otorrinolaringólogo, pero vamos, que rápidamente se solucionó y se pudo apurar el verano.

Bien, pues llegada la vuelta al cole, querrá decir que apuramos los últimos “calores”, la llegada del otoño es inminente y con el los primeros fríos. Con estos, los resfriados, constipados, catarros… serán nuestro compañero de viaje a lo largo del curso.

Los resfriados, pueden hacer que al oído llegue – mucosa y se infecte, lo que va a provocar una otitis. A veces, los padres caen en el error de pensar que a su hijo le contagió la otitis su compañero de pupitre, tengan en cuenta una cosa, la otitis no se contagia, lo que si es contagioso es el resfriado.

Dicho esto creemos conveniente hacer la siguiente recomendación a los padres: no estaría demás, pedir cita con nuestro pediatra para hacer una revisión de los oídos de nuestros pequeños, más aún si han sufrido una otitis veraniega, de esta puede quedar algún resto que a las primeras de cambio nos darán el susto. El otorrinolaringólogo ayudado por un timpanómetro, hará una exploración y podrá detectar fácilmente cualquier problema  del oído medio. Él le indicará las medidas a tener en cuenta y la forma de actuar para atajar el problema.

timpanometro

Desde estas líneas, queremos recordar una vez más, que el mejor tratamiento a un problema de salud, es la prevención y tratándose de algo tan sensible como el oído, mucho más. Una higiene adecuada y una revisión de vez en cuando, puede depender que en un futuro el individuo sufra o no, problemas de audición reducida.

Por ello, convierta la vuelta al cole en una oportunidad para garantizar la salud auditiva de sus hijos.

 

Los Amplificadores , falsos audífonos

Los Amplificadores , falsos audífonos

La publicidad llega a nuestros hogares y nos invade generalmente con ofertas y productos extraordinarios, pero a veces, nos quieren dar gato por libre este es el caso de los amplificadores de sonido, un amplificador de sonido se limita a amplificar el sonido y no son actos para personas con problemas auditivos, hay marcas como el Whisper que los podemos encontrar en mercado a precios muy baratos, pero claro no son audífonos, estos aparatos son específicos para personas sin problemas auditivos que oyen normalmente y quieren amplificar el sonido por la razón que sea.

 amplificadores

Los falsos audífonos son aparatos que no requieren audiometrías y su forma de utilización es muy básica un botón de encendido y apagado y un botón de volumen, no se puede ajustar las frecuencias lo que puede crear problemas dentro del oído al recibir sonidos fuertes, además de ser aparatos no reparables y en una gran mayoría no disponen de servicio técnico para su reparación o mantenimiento, porque hay que tenerlo claro “NO SON AUDÍFONOS SON AMPLIFICADORES DE SEÑAL” y su utilización retrasa un diagnóstico correcto de una pérdida auditiva y leve problema de audición puede favorecer la aparición de otros síntomas más graves y de más difícil tratamiento, desde Fonacústica os recomendamos que ante cualquier problema auditivo, lo primero debe visitar a un especialista que nos haga un estudio y valoración audiológica para indicarnos cual es el tratamiento más adecuado.

Un audífono es un aparato adaptado a la mejora en la pérdida auditiva, no es un aparato que solo se limita a aumentar los sonidos, sino que se adapta a la necesidad auditiva de cada paciente y en cada momento preciso, es como un pequeño ordenador dentro de nuestro pabellón auditivo que son hace la vida mucho más agradable y que pasará casi desapercibido para la mayoría de las personas.

Un audífono funciona con uno o dos micrófonos, un procesador digital y un auricular. Todos estos elementos están “integrados” en carcasas que, dependiendo del modelo, pueden llegar a ser igual de pequeñas que un garbanzo, el proceso de captación del sonido es el siguiente un micrófono recoge el sonido que se procesa y adapta según el tipo de pérdida auditiva de cada persona, desde el audífono se envía al auricular el sonido el cual a través del oído externo pasa al oído interno y se transforma en impulsos eléctricos que el cerebro recoge para que podamos oír en perfectas condiciones.

El proceso es el siguiente: el micrófono recoge el sonido que será analizado y procesado por el chip según pérdida auditiva. Desde allí se envían al auricular, a través del cual se transmiten los sonidos desde el oído externo al oído interno, transformándose entonces en impulsos eléctricos que el cerebro recoge y procesa.

Los audífonos son productos sanitario y por ello sólo se adaptan en establecimientos autorizados de audiología, además debe ser el técnico en audiología protésica el que programe los audífonos para que no tengamos problemas de ruido ambiente, frecuencia, cambios de dirección y además de ayudarnos en la conexión con otros aparatos vía  bluetooh, Wireless, además de disponer de servicio de adaptación, repuestos  y servicio técnico.

audifonos de calidad

Si usted cree que debe usar un audífono visite a un especialista y él le dirá si realmente lo necesita, ahorrará tiempo y posibles problemas auditivos.

Consejos para prevenir problemas auditivos estas vacaciones

consejos auditivos pra prevenir problemas auditivos estas vacaciones

Consejos para prevenir problemas auditivos estas vacaciones: Utilizar tapones de baño de material flexible, ligero e hipoalergénico a medida es la mejor forma de prevenir infecciones y molestias auditivas.

No bañarse en aguas contaminadas
El agua sucia o contaminada contiene bacterias y gérmenes que pueden dañar tus oídos.

Los bastoncillos
Lo mejor es que el sistema natural de limpieza del oído expulse la cera hacia fuera o utilizar difusores de agua marina para su limpieza

Secar los oídos después de cada baño
La humedad en el conducto auditivo perjudica seriamente nuestros oídos

Cuidado con tirarse de cabeza y con las inmersiones
La presión del agua puede causar lesiones auditivas.

La presión en los viajes en avión
La presión de los viajes en avión pueden provocar lesiones en el conducto auditivo.

Ante cualquier molestia ir al médico
El médico es la persona adecuada para evitar que vaya a más una pequeña
infección en nuestro sistema auditivo.

Consejos para prevenir problemas auditivos estas vacaciones.

www.fonacustica.com

Audífonos y argot

Audífonos y argot

Es mucha y variopinta la información que quien necesita este tipo de aparatos o soluciones, recibe por infinidad de medios. Pero existe un argot que utilizan los profesionales de este campo y que muchas veces en sus consultas escuchamos y, nos quedamos como nos quedaríamos si un chino nos preguntara la hora.

comunicacion auditiva

Hablemos pues de ese argot, conozcamos aunque sólo sea de forma superficial a que se refieren los profesionales cuando utilizan ciertas palabras.Un audífono es un dispositivo electrónico que amplifica y modifica las señales sonoras para permitir una mejor comunicación.

A medida que las personas vamos envejeciendo, algunas más que otras, perdemos gradualmente capacidad auditiva, esto se conoce como “presbiacusia”.

Acufenos o Tinnitus es una molesta afección que origina ruidos en nuestros oídos y que puede provocar importantes trastornos como dificultad para dormir, insomnio, ansiedad, pérdida de equilibrio.. entre otros, si no se trata a tiempo.

tinnitus

Medicamentos “ototóxicos” se trata de medicamentos que dañan las células sensoriales del oído interno.

Probablemente, en la consulta con su otorrino o cuando visite un establecimiento especializado en equipos para problemas de audición reducida, el profesional le indique que será conveniente que le realicen una audiometría.

¿Sabe de qué le hablan? Pues es la prueba que evalúa su capacidad para escuchar sonidos y se examina por vía aérea (mediante auriculares)  y la conducción por vía ósea (mediante un vibrador sobre el mastoides; y la logoaudiometría proporciona resultados sobre las habilidades de procesamiento y la manera en que los trastornos de oído medio, sensorial, neural y cortical, impactan el desempeño comunicativo y social del individuo. Esta prueba permite, no solo la medición del umbral del lenguaje y su correlación con la audiometría tonal, sino que además cuantifica las habilidades de reconocimiento del lenguaje.

Pero antes de hacer la audiometría el profesional le hace una otoscopia para examinar el oído en su porción más externa, desde la oreja hasta el tímpano y a continuación realizará una timpanometría  que es el examen utilizado para probar la condición del oído medio y movilidad del tímpano (membrana timpánica) y los huesecillos creando variaciones de presión de aire en el canal auditivo.

El profesional que realizará el estudio audiológico completo y valorará qué audífono es el más adecuado es el Audiólogo protésico. Este puede hablarle de decibelios y qué significa? el decibelio, es la unidad que mide la intensidad del sonido. Tome esta referencia, la intensidad del sonido de una conversación normal es de 65 decibelios, 120 decibelios supone una intensidad extrema, para que se hagan una idea, estaríamos hablando de la intensidad de sonido que recibiría de los motores de un avión en el momento del despegue.

problemas audivos por ruido severo

La frecuencia es la medida del número de repeticiones de un fenómeno por unidad de tiempo. La unidad de medida de la frecuencia son los Hertzios (Hz). La medición de la onda puede comenzarse en cualquier punto de la misma. Para que el ser humano pueda oír un determinado sonido su frecuencia debe estar comprendida entre los 20 y los 20.000 Hz.

La frecuencia del sonido está relacionada con la altura de la oscilación de la onda sonora. La altura del sonido es perceptible sólo si la frecuencia de su oscilación es la misma en un intervalo de tiempo mínimo.

Los sonidos agudos tienen una altura más elevada y mayor frecuencia que los sonidos graves. La frecuencia del sonido de los tonos agudos oscila entre los 2000 y los 4000 Hz mientras los graves van desde los 125 a los 250 Hz. Los tonos medios tienen una frecuencia de oscilación entre 500 a 1000 Hz.

sonido grave y agudo

Seguramente, estamos omitiendo mucha terminología más que en algún momento habrá escuchado o podrá escuchar. En todo caso, si acude alguno de nuestros centros especializados pregunte todas sus inquietudes a nuestros profesionales.

Cuida tus oidos

Cuida tus oidos.

Cuando viajamos, ya sea en coche, tren, autobús o avión, los cambios de temperatura o presión pueden provocar dolor, desde Fonacústica os dejamos algunos consejos para que podáis cuidar vuestros oídos durante el viaje y disfrutéis de las deseadas vacaciones.

cuida tus oidos
Si es en avión debemos tener especial cuidado en el despegue y aterrizaje por los cambios de presión, se recomienda masticar chicle para ayudar a abrir la trompa de Eustaquio, o comer durante el vuelo, el movimiento que realizamos con nuestra boca para triturar los alimentos ayuda a destapar los oídos, los bostezos son otra técnica que trabaja los músculos del maxilar para ayudar a despejar las vías auditivas y retirar el taponamiento. Con los más pequeños debemos tener más precauciones pues tienen la trompa de Eustaquio más corta y más ancha y esto dificulta la apertura en caso de despresurización, de hecho, los pequeños lloran en el momento del aterrizaje de manera natural para forzar la entrada de aire en el oído; la utilización de un biberón o chupete durante el despegue y el aterrizaje puede ayudar a destapar sus oídos.

Es mejor que el bebé no se duerma mientras que el avión está ascendiendo o descendiendo, si el pequeño tiene una infección de oído no es recomendable volar.

Si el viaje es en coche debemos tener cuidado con la ventilación, ya que la ventanilla bajada incrementa el riego de infecciones debido al aire que entra en el conducto auditivo.